El berrinche estadístico (2)

(Economía de los Mil Demonios, 22/12/2010)

Todos estamos a última hora corriendo a las tiendas a comprar los regalos de navidad que se nos pasaron y que aún tenemos pendientes.  O a mandar las tarjetas de navidad que nos olvidamos o a comprar el pavo o a comprar el chocolate sólido para luego hacer el chocolatito caliente.   No importa si eres católico o evangelista o judío o pastafarista, todos somos afectados por esta ola de consumo (¿o de consumismo?) llamada Navidad.

El caso es que es bien fácil de ver que el consumo crece, lo que arrastra una serie de otras variables.  Por ejemplo, para poder afrontar esta manada de consumidores que arrasan con las tiendas, varios negocios optan por contratar temporalmente a más empleados, de tal manera que no se vean inundados de colas en la caja o de compradores indecisos dando vueltas por los pasillos. …

(Seguir leyendo)

Deja un comentario