“He decidido que no quiero que tengas empresa”

(SEMANAeconomica.com, 06/07/2011)

Cualquier estudiante de economía de segundo año sabe que un empresario racional que quiera durar más de un periodo en el mercado no toma decisiones irresponsablemente o que las variables que tiene que decidir (cuánto va a producir, a cuánto lo ofrecerá en el mercado, etc.) no las define tirando dados, sino siguiendo una serie de patrones. Cada empresario tiende a saber más o menos cuál es la estructura de costos con la que se maneja y busca maximizar beneficios, para lo cual operaciones matemáticas más operaciones matemáticas menos, intentará intuitivamente que el costo de producir una unidad más (costo marginal, le llaman) sea igual al precio de la venta de esa unidad (también conocido como ingreso marginal). Seguramente en el curso anterior ese alumno aprendió que el costo marginal no siempre es el mismo. Cuando uno recién comienza a producir es relativamente alto y luego, cuando uno está produciendo muchas unidades, el costo de producir una unidad más será bastante más bajo. …

(Seguir leyendo)

Deja un comentario